¿Qué son los Repartidores de Costes?

También llamados distribuidores de costes de calefacción o calorímetros. Son pequeños dispositivos electrónicos que, instalados sobre los radiadores de cada vivienda, nos permiten medir el consumo de calefacción. Los repartidores de costes de calefacción constan de una envolvente o carcasa que cubre la electrónica, dos sensores de temperatura, una unidad de cálculo, una pantalla LCD en la cual se pueden visualizar los valores de consumo, una fuente de alimentación (bateria), piezas de anclaje especiales antimanipulación y un mecanismo de precintado. Este último tiene la misión de proteger el repartidor de costes de calefacción de manipulaciones no autorizadas.

   Cada repartidor de costes de calefacción constituye una unidad funcional u operativa.

   Los repartidores de costes de calefacción, son aparatos de medición destinados al registro de la integral de temperatura con relación al tiempo.

   Están preparados para toma de lectura por radio frecuencia y disponen de alarmas contra manipulación para evitar intentos de fraude en la contabilización de consumos.

   Los repartidores de costes tienen que superar pruebas de funcionamiento certificadas por laboratorios europeos homologados y su funcionamiento se debe de ajustar a la norma UNE:834.

Lectura Vía Radio

Sistema de lectura vía radio permite realizar la lectura del repartidor desde el exterior de la vivienda, sin necesidad de acceder a la misma y sin que sea necesaria la presencia del propietario.

Normativa Europea

La Directiva de la Unión Europea sobre Eficiencia Energética (2012/27/UE), modificada en 2018, obliga a la instalación de dispositivos individuales para medir el consumo de calefacción de los hogares, ya sea contadores o repartidores de costes de calefacción. El objetivo es lograr un uso eficiente de la energía y proteger el medio ambiente.
En 2020, España ha completado la trasposición de esta Directiva, con la aprobación del Real Decreto 736/2020, dentro de una estrategia global orientada a lograr una economía más verde y sostenible. El uso eficiente de los recursos energéticos, la protección del medio ambiente y la mejora de la información al consumidor son los elementos clave de esta norma.
Así, España se suma a otros países de la Unión Europea donde la individualización de consumos está implantada desde hace años, como Alemania, Francia, Italia, Holanda o Dinamarca, entre otros.

¿Que beneficios aporta esta Directiva?

1. Individualizar los consumos de calefacción nos puede generar un ahorro de hasta un 30% por este concepto.
2. Evitar el derroche energético producido por las conductas actualmente observadas en las comunidades de vecinos, cuyas viviendas con más calor abren las ventanas para regular la temperatura.
3. Mejorar la distribución del calor entre todas las viviendas de la comunidad, evitando excesos de calor en los pisos más bajos y falta de calor en los más altos.